Y se ríen...

22.04.2016 23:48

Y la gente ríe, sin vergüenza, sin complejos y yo me siento el hombre más afortunado del mundo al ver que sirvo para hacer felices a los demás. Vuelvo a casa cansado, caminando como un ciudadano más, hoy con le leche para el desayuno de mañana y una chocolatina como premio. La gente me ve pasar y no entiende que hago caminando con mi bolsa en la mano, pero yo si lo se, he dejado al genio en el teatro y ahora vuelve a casa la persona, retoma los problemas y escribe en el Facebook lo que piensa o siente. Hoy dormiré como ayer, con la manta que me hizo mi amiga en los pies de la cama, como un niño contento por el regalo. Un amigo a leído mi novela y me ha dicho que le parece estupenda y yo esperando que me conteste la editorial para ver de publicarla. Mañana a las 7 será la función, va muy bien de venta para ser la primera semana. Como siempre en la tele ni me nombran, seguramente lo harán cuando ya termine las actuaciones, como siempre. Pelear contra corriente es difícil, pero esa es la vida que escogí y estos "señores" no toleran la independencia y la libertad personal. Ellos no me miran a los ojos, yo no bajo la cabeza. Ellos son millonarios en euros, yo en cariño de la gente, ellos y yo moriremos, ellos solos, yo acompañado de millones de sonrisas. Ellos tendrán un entierro repleto de hipócritas, yo no moriré si uno solo me recuerda un segundo después de que yo me marche. ¡Siento decirles señores poderosos que Yo voy ganado la partida!

 

 

Foto de Moncho Borrajo Domarco.