Te recuero..

17.02.2015 14:58

Te recuerdo en la cocina, como un hada madrina del horno y las rosquillas. Caminando por la casa como si todo fuera tu reinado de la limpieza. Alegre, tarareando canciones inconexas. Limpia hasta la casi la manía y amante del agua fresca que salía del grifo que tu siempre llamaste de "La traída" . Nunca dejaste que te viera con el pelo blanco. Tu cara resplandecía siempre como si la luz del sol dependiera de tu mirada, y el ánimo en la cima del armario de tu habitación, en lo más alto de nuestra casa, un bajo. Te fuiste hace ya unos años, pero solo fue un cambio de traje, como hace el gusano al pasar a mariposa, y te quedaste en mi yo más íntimo. siento tus pasos, tus silencios, sus suspiros en mi espalda, y como por la noche te asomas a mi cuarto para ver si ya duermo. ¡Como discutíamos por nada! Somos iguales de carácter, rectos, implacables con los fallos, y sobretodo unos perdona todo, pero nunca el olvido del daño recibido, porque entonces, no hemos vivido. Por las noches cuando vuelvo de los teatros, se que me sigues con papá por las calles y presumes de mi, pero como siempre no me dices nada, para como tu decías siempre, "no me lo crea". Como todos los españoles de bien, estoy pasando un momento difícil, pero tu ya sabes que no me rindo. Dale un beso a papá. ¡Buenas noches Mamá!

Te recuerdo en la cocina, como un hada madrina del horno y las rosquillas. Caminando por la casa como si todo fuera tu reinado de la limpieza. Alegre, tarareando canciones inconexas. Limpia hasta la casi la manía y amante del agua fresca que salía del grifo que tu siempre llamaste de "La traída" . Nunca dejaste que te viera con el pelo blanco. Tu cara resplandecía siempre como si la luz del sol dependiera de tu mirada, y el ánimo en la cima del armario de tu habitación, en lo más alto de nuestra casa, un bajo. Te fuiste hace ya unos años, pero solo fue un cambio de traje, como hace el gusano al pasar a mariposa, y te quedaste en mi yo más íntimo. siento tus pasos, tus silencios, sus suspiros en mi espalda, y como por la noche te asomas a mi cuarto para ver si ya duermo. ¡Como discutíamos por nada! Somos iguales de carácter, rectos, implacables con los fallos, y sobretodo unos perdona todo, pero nunca el olvido del daño recibido, porque entonces, no hemos vivido. Por las noches cuando vuelvo de los teatros, se que me sigues con papá por las calles y presumes de mi, pero como siempre no me dices nada, para como tu decías siempre, "no me lo crea". Como todos los españoles de bien, estoy pasando un momento difícil, pero tu ya sabes que no me rindo. Dale un beso a papá. ¡Buenas noches Mamá!