Salí a pasear

10.01.2014 12:03

 

No me puse mis mejores galas, porque los tiempos no andan para estas cosas. Salí a pasear, solo a eso, y a que me diera el aire en la cara, porque yo siempre la llevo levantada y mirando de frente. Algunas personas me saludaron con afecto y cierta admiración, otros me pararon para decirme que lo de los dos video era la voz de todos, algo que claro está, me gustó que me comentaran, pero la mirada de la gente estaba triste, solo al verme alguno sonreía, quizás en recuerdo de alguna actuación mía. Si, La Navidad no había conseguido su propósito de hacernos felices. Una señora me paró y después de darme un beso me dijo: Monchiño, te noto triste ¿Te pasa algo? Le respondí que no era nada, solo un dolor de cabeza, pero fue una de esas mentiras piadosas que uno cuenta para salir del paso. La tristeza en una enfermedad que entra lentamente en el corazón y que no sabes como ha ocurrido, pero un día sabes que estás triste. Al llegar a casa me lavé la cara, me puse a reír ante el espejo, después de un rato, mis ojos retomaron ese brillo de niño travieso que tengo, y respiré profundamente aliviado. El payaso no puede estar triste, o al menos que no se le note. Tengo que ir a la puerta de un colegio a ver salir niños riendo, a comprobar que la felicidad existe, porque si no estoy perdido; un payaso triste sería una victoria de esta gentuza que nos gobierna y eso solo muerto.
6