poema

17.10.2013 17:43

En esta España de feria,

de cornudos y mantilla,

los nuevos ricos pretenden

que te pongas de rodillas,

 

Diciéndote que es a Dios

 al que tienes que adorar,

y cuando miras al cielo,

son ellos los del altar.

 

Cornudos con cornamentas

mil veces ramificadas,

que las lucen con orgullo,

porque no les pesan nada.

 

Mujeres que en sus mantillas

esconden la desvergüenza,

de ser putas consentidas,

con matices de nobleza.

 

El Congreso ya no es ágora,

tan solo una mancebía.

con dos leones de bronce

que de pudor no se miran.