¡País!

19.02.2014 11:42

Esta sociedad no aprende y borra con una facilidad pasmosa, todo aquello que debería formar parte de la conciencia colectiva. Nada cambia por la comodidad de la masa aburguesada, que es manejada de forma metódica y calculada por una mafia que tiene a la religión como arma y como triste meta. Más que una sociedad parece una manada de perros en la que cada uno va por su hueso y no le importa si los demás comen o no. Estamos asistiendo a un momento triste y penoso, en una carrera hacia la nada más cruel. A casi nadie le importan los demás, y digo casi, porque existen algunos locos maravillosos que hacen milagros cada día en comedores y en asociaciones que tienen como meta ayudar a los demás. La falta de ética, por no decir de moral, hace que nadie tenga conciencia de lo que ocurre y todo paase como la lluvia que cáe un día, pero con la salida del sol todo se borra y ya nadie se acuerda de la tormenta pasada. Este gobierno está dirigido por esa mafia adoctrinada por una moral manipuladora y clasista, que hace que ninguno de ellos piense en los daños que han hecho a millones de personas, sin contar a todos aquellos que no pudieron soportarlo y decidieron suicidarse, algo que parece no haber afectado en nada a estos gobernantes nuestros, que presumen de unas creencias religiosas muy lejanas a sus conductas sociales. Pienso que ese "Dios" que ellos proclaman no tiene nada que ver con sus actos, en lo que respecta a la sociedad que dicen representar por las urnas. Ellos creen en un infierno y en un castigo de su "Dios" si no cumplen sus mandamientos, por lo que me alegra saber que pasarán una eternidad jodida y repleta de horrores, algo que se están ganando a pulso y de forma diária. Lo que me preocupa es la sociedad en la que estamos viviendo, una sociedad egoista y que cada día pierde sus valores y copia los de otros países como si fuéramos simios, sin pararse a pensar si son buenos o no. los medios de comunicación son manipulados y manipuladores, de formna que la gran masa es dirigida como si fueran marionetas, sin darle la menor importancia a ello con tal de vivir "bien",entendiendo por bien, una vida monótona y sin  alicientes culturales. Se que hay gente luchadora y una juventud que tiene que marcharse para poder realizarse como persona, pero la gran mayoría es como esas bandadas de peces que siguen el ritmo que les manda la nada, porque en este caso no es el instinto sino la necedad quienes les dirigen. Espero y deseo ver cambiar este país, pero me temo que tardarán muchos años hasta que esta lepra cultural y social tenga cura. No soy pesimista, es que la realidad de cada día aplasta a cualquiera que tenga un poco de sentido común. Esta sociedad no aprende...