Opinión.

06.11.2014 18:11

 

Este tiempo que nos queda hasta las elecciones generales estaré muy pendiente de las propuestas de podemos y de su forma de llevar su proyecto interno, no quiero ilusionarme otra vez, ya no tengo la cara para más bofetadas. Creo en la juventud pero se que las hienas y los carroñeros, no van a permitir su ascenso tan fácilmente,son capaces de imputar las elecciones o provocar disturbios ese día, o lo que sea. Las ratas ya están dejando el barco repletos de dignidad y con los bolsillos llenos. Nunca he pertenecido a ningún partido y dada mi forma de ser no quiero influir en los demás con mis opiniones para que voten lo que yo crea mejor, ese tipo de manipulación nunca me ha gustado, y menos arrimarme al sol que más calienta, algo que ya empiezan hacer algunos, que cambian más que el tiempo. Tengo ilusión, pero no puedo negar que también me da miedo un cambio radical, entendiendo que ante la situación en la que nos encontramos no veo otra forma de que ocurra. Todo mi respeto al presidente de Paraguay que se aleja de la vida política, con un halo y unos hechos muy distintos a nuestros expresidentes y políticos en general. ¡La vida nos da sorpresas, sorpresas nos da la vida!

Este tiempo que nos queda hasta las elecciones generales estaré muy pendiente de las propuestas de podemos y de su forma de llevar su proyecto interno, no quiero ilusionarme otra vez, ya no tengo la cara para más bofetadas. Creo en la juventud pero se que las hienas y los carroñeros, no van a permitir su ascenso tan fácilmente,son capaces de imputar las elecciones o provocar disturbios ese día, o lo que sea. Las ratas ya están dejando el barco repletos de dignidad y con los bolsillos llenos. Nunca he pertenecido a ningún partido y dada mi forma de ser no quiero influir en los demás con mis opiniones para que voten lo que yo crea mejor, ese tipo de manipulación nunca me ha gustado, y menos arrimarme al sol que más calienta, algo que ya empiezan hacer algunos, que cambian más que el tiempo. Tengo ilusión, pero no puedo negar que también me da miedo un cambio radical, entendiendo que ante la situación en la que nos encontramos no veo otra forma de que ocurra. Todo mi respeto al presidente de Paraguay que se aleja de la vida política, con un halo y unos hechos muy distintos a nuestros expresidentes y políticos en general. ¡La vida nos da sorpresas, sorpresas nos da la vida!