León.

09.04.2016 11:36

En León hacía frío, pero el sol jugueteando con las nubes de abril me permitió volver a ver el Hostal de San Marcos, con su grandiosidad plateresca, Nuestro Renacimiento en España. San Isidoro, de un románico sobrio y regio, aunque los gabachos nunca lo entendieron. La dignidad de Guzmán el bueno y la amabilidad de los leoneses. Comer un cocido en un sitio sencillo con camareros amables y encontrar gente en el auditorio que quiere hacerse una foto contigo, no por famoso, que sí, pero también porque quieren tenerte en sus vidas de alguna manera. El público en pié, y los leoneses no son fáciles, eso lo aseguro yo, pero algo tiene el agua cuando la bendicen. Alguien dirá¿Y la Catedral? Esa se merece un libro. ¡Gracias leoneses! Da gusto ver gente bien vestida en un teatro.