Carta

11.07.2016 23:28

 

Carta a la esposa y familiares del torero muerto en Teruel.

Desconocida familia: Ayer mi corazón se llenó de rabia y de ganas de hacer algo, que mis creencias no me permitieron que siguieran en mi pensamiento, ante los comentarios de un descerebrado , por llamarle algo, sobre la muerte de vuestro hijo y esposo. Duele, duele mucho, ver que en 20 siglos, no hemos mejorado, que lo peor de los seres humanos, el odio y la falta de humanidad campan a sus anchas por las redes sociales. Uno que debe ser de otra galaxia, sufre con lo que lee, pero sobretodo sufre al pensar en el dolor producido a unos padres y a una esposa, a los que el dolor ya tenía destrozados, y ver que unos inmorales clavan en sus corazones heridos, vómitos de maldad incomprensible para todo aquel que se llame racional. No os conozco personalmente, pero ya formáis parte de mi dolor ciudadano, de ese dolor que muchos no comprenden, porque no les interesa el sufrimiento de los demás, pero exigen tolerancia y respeto para sus ideas malsanas de cerebros podridos por la venganza y la falta de respeto a la libertad ajena. Hoy no puedo sacaros una sonrisa, hoy mi amada profesión se siente inútil ante tanto dolor y tanta maldad acumulada en mentes pobres y deformadas por la incultura. No puedo animaros, y eso me preocupa, porque la única forma de hacerlo sería que alguien dijera: "Levántate y anda" pero no se donde está, para avisarle y que viniera pronto. Recibir todo mi cariño y todo el afecto que os pueda llegar con estas letras, que tienen la suerte de ser escritas en el ordenador, porque si fueran en papel, mis lágrimas correrían la tinta de lo escrito. Siempre formaréis parte de mis dolores de ciudadano, como lo son otros, como Blanco y todos aquellos que son destruidos por la intolerancia y el fanatismo. Sin conoceros os quiero. Con todo mi cariño
Moncho Borrajo