A noche

20.01.2014 12:42

 

Cuando a noche me despedí de mis técnicos y paseé lentamente hasta mi casa, una paz se apoderó de mi y me hizo caminar aún más lento, y ponerme a recordar la primera vez que vine a Madrid al King Kabaret en el año 79. La ilusión de triunfar lo ocupaba todo. Hoy pasados los años y con el éxito a mis espaldas veo las cosas de otra manera, sin arrepentirme de lo hecho. Ayer entre las sombras de la recién llegada noche me sentí anónimo desde hacía mucho tiempo. Era una sensación curiosa, el mismo que hacía una hora recibía los aplausos del público en pié en el teatro Muñoz Seca, era un ciudadano más que caminaba solo hacia su casa con ganas de descansar.
4